Páginas vistas en total

viernes, 25 de febrero de 2011

Viaje a Barbastro

Tal como estaba previsto el pasado dia 23 un grupo de cuarenta personas partíamos a las nueve de la mañana de la rotanda de Partara para dar cumplida cuenta de todas las visitas que ´habíamos programado. A la hora convenida llegamos a la piscifactoría de El Grado donde nos esperaba el responsable de las instalaciones que se pueso a nuestra disposición para hacer un recorrido por las mismas dándonos todo detalle sobre las instalaciones, su funcionamiento y la comercialización del producto en su momento. No faltaron sorpresas en cuanto a la gestión y comercialización de esas que la gente de a pié, como un grupo de jubilados, no podemos comprender porque van más allá de nuestros razonamientos para perderse en  interminables gestiones y largos pasillos de la administración.Un ejemplo muy claro: las truchas que consumen en Tres Caminos deben hacer una excursión a Francia metidas en cubas gigantes y desde allí son distribuidas mediante camiones frigoríficos.

El entusiasmo y profesionalidad que mostro la guia en la visita a la Catedral y el Museo Diocesano consiguió captar nuestra atención durante todo el recorrido:obra arquitectónica de gran interés y en cuanto al museo pudimos admirar muchas y preciosa obras salidas de nuestros pueblos. Sentimientos de indignación y de impotencia con claros indicios de rebeldia al contemplar tímidas representaciones de las piezas que debían estar ya con todo su esplendor ocupando su puesto ¿para cuando? una respuesta que nadie se atreve a aventurar.

Un rato de descanso para comer todos juntos y después  realizar la última visita que habíamos programado. El Museo de los Mártires. Una realidad dura en todas sus dimensiones. Un padre de la orden de los Claretianos fué el encargado de explicar con todo lujo de detalles el proceso desde la detención de los Mártires seminaristas hasta la recuperación de sus restos mortales y colocación en el espacio preparado para ellos
A las ocho llegábamos de nuevo a Aínsa. La despedida fué una consideració generalizada. Estas salidas hay que repetirlas con frecuencia.